Códigos de luz

IMG_20171102_152755_045.jpg

Códigos de luz

Los códigos de luz encierran esa información esencial, encriptada energéticamente y almacenada en los distintos niveles de nuestro ADN corporal, pero a la que solo se puede acceder desde el corazón. Son estructuras geométricas de luz que simbolizan los procesos del alma, y cuya activación eleva la frecuencia vibratoria de nuestro cuerpo, transformando por entero nuestros pensamientos y emociones.

Todos somos portadores de ellos, aunque sea de manera inconsciente. Abre las puertas de tu mente a esa dimensión del ADN que te conecta con el Ser, dando así forma y concreción a tu naturaleza esencial, al hombre nuevo e inmortal que somos. Accede a esa dimensión en la que tiene lugar el proceso de transfiguración de la materia, donde la vida y la muerte ya no son… tal y como se nos venía anunciando hasta este momento.

Códigos de luz universales

Imaginemos por un momento un jardín en el que ha nacido un árbol nuevo, lleno de frutos nuevos. Cada persona que lo ve lo siente cercano, como algo primigenio y originario a su vez, conocido incluso pero sin embargo nuevo. El sabor de ese fruto, siendo el mismo, para cada uno es diferente. A todos nutre, según su necesidad, y si preguntásemos a cada persona sobre el árbol y su fruto, parecería que no fuera el mismo, pues a cada uno le aporta algo novedoso y distinto de los demás. Esto sería, sirviéndonos de la analogía, un código universal.

Actúan a través de los nodos o chakras energéticos, vitalizando los distintos órganos de nuestro cuerpo. Activan su vibración, elevando la frecuencia de tal modo que equilibran esa parte orgánica que precisas sanar.

Dentro de los códigos universales están los familiares y grupales. Estos últimos, favorecen especialmente el trabajo en equipo. Son terapéuticos, potenciando el desarrollo personal, armonizando las relaciones interpersonales y mejorando en general el espíritu de equipo, o de la organización… según sea la necesidad de unificación, integración o reequilibrio que se precise en cada momento: reconciliación, cooperación, aceptación, apertura… estimulando la innovación o la creatividad dentro del grupo.

Códigos de luz personales

Algo parecido ocurre con los códigos de luz personales, sólo que en este caso se trata de tu árbol particular y único. Aquel cuya semilla plantaste un día en el jardín del Edén para que su fruto, llegado el momento, te nutriera con esa nueva savia que dará nacimiento al hombre nuevo que eres, y que hoy reclama la vida. Esas claves latentes desde el origen han esperado para ser activadas en su tiempo, que es ahora.

Doce son los frutos de ese árbol único, doce tus códigos personales. A medida que se van incorporando, su movimiento ascendente se conforma en espiral. Combinados entre si, por pares, dan lugar a los 144 nodos energéticos que configuran tu cuerpo de luz, cuyo ciclo final se corona con el Código número 13 o 1º del Hombre Nuevo.

Algo así como la transmutación energética que da nacimiento a tu Ser Crístico. Nuestro ADN cristaliza nuevas hélices y estos Códigos abren a la realidad tangible sus funciones que ya nada tienen que ver con la vieja conciencia y realidad conocida. Te das a ti mismo desde el Ser que eres, la oportunidad de ampliar tu percepción, de abrirte a las nuevas formas de concebir la vida y el Universo. Nuevas cualidades, actitudes, acciones, pensamientos, manifestaciones… toman vida y un nuevo mundo se expresa.

Formatos de códigos de luz

Los códigos personales son originales y tienen un carácter único, personal e intransferible.
Independientemente del formato elegido, lo importante es que sientas los códigos como una expresión de esa energía primigenia y esencial. Pero te corresponde a ti activarlos y darles vida, para que se hagan una realidad tangible de tu Ser, en ti. Sobre las pautas de trabajo y demás aspectos tendrás siempre cumplida información. Intenta, en todo caso, meditar regularmente con la mirada puesta en el código, interiorizándolo, en el silencio, hasta que sientas vibrar tus células y tu cuerpo entero en resonancia con él.

Anuncios

Acerca de palabrasdeluzypaz

Soy un espíritu libre poeta, enarbolando la bandera de la paz y libertad, en este universo existencial. Vivo en el eterno presente, aquí y ahora, bajo el poder del amor, sin la incertidumbre del mañana, sin la esclavitud del nuevo orden establecido mundial. Maika Etxarri Escritora, poeta, blogger y fotógrafa Autora del libro: La rosa del desierto
Esta entrada fue publicada en almas de luz blanca, Ascensión planetaria, ascensión vibracional, Bioenergética Universal, Camino del guerrero de la luz, Despertar a la luz primigenia original, diseño arquetípico original, Diseño original del ser, El despertar a la luz, Energía Shakti, Energía universal, Figura geométrica sagrada, Fuente de energía universal, Guerrero de la luz, Hija de la luz, Hijos de la Luz, Luz cósmica divina, luz divina, luz infinita, luz y amor incondicional, Nacimiento a la Luz, nivel vibracional de la luz, planetary ascent, sendero de luz, seres de luz, Sin categoría, trabajadores de la luz, Trascender tiempo y espacio, Universal bioenergetic. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s