Voces del Sáhara – Voces del África viva

Voces del Sáhara – Voces del África viva

Y con los brazos exhaustos, alzados al techo celeste, recuerdas los cánticos de tus viejos ancestros. ¡Son voces de África! ¡Voces puras y blancas del África profunda! Voces perdidas que claman al mundo su intensa agonía. Voces extrañas se oyen en la lejanía… Son las voces del Sáhara, del África viva, que expresan melodiosas su eterna alegría. Desierto del Sáhara, espejismo paradisíaco impregnado en rubor y olvido. Viejas guitarras suenan al acorde de tu eterno silencio dormido. África está viva en tu alma, y atrae sentimientos profundos, con la música que compone tu vieja guitarra, al olvido. Miles de candados de acero africanos te engarzan al corazón de tu amado. Tiras la llave plateada, con pasión contenida, a los manantiales del deseo levemente perdido. Es un puente altruista hacia mundos imaginarios, hacia tierras sin nostalgias, repletas de tu magia. Mundos carentes de falsedades, de vanidades desgarradas y pasiones contenidas. Rencores que se alejan de este puente altruista, buscando ciertas ilusiones desmedidas. Quisieras poder huir de la isla que aferra tus más débiles sentidos. Quisieras poder escapar de esa jaula de cristal hialino, de cristal ahumado por su más pérfido egoísmo. Quisieras poder acallar los rugidos de los feroces leones, guardianes supremos del desierto. Quisieras poder enmudecer sus labios, sus bocas ensangrentadas, con tus lágrimas vivas de agua plateada. Lágrimas rotas resbalan por tus mejillas levemente sonrosadas. La ira contenida se desboca, se desmarca. No aguanta esta desdicha, esta pérdida innata. Esa luz fatua, esa luminaria, esa luz prohibida que ciega tus ojos llenos de cascadas de montaña. Paraísos terrenales buscas, en tan sólo un instante; mas encuentras abismos infernales, llenos de acantilados rocosos. Rocosos y pedregosos, en el filo de tu horizonte lejano. Lejanía y sabiduría se acercan a tu horizonte, y se rompe tu escudo dorado más ardiente, con el sol naciente. Hierve tu corazón, apenado y asustado, hierve a más de mil grados, a pesar del frío del amanecer de tu invierno desolado. Desolada y cabizbaja, intentas nadar en los mares del eterno olvido, en los mares del silencio dormido. Silencio dormido, refugio cálido del desierto de tu alma. Alma herida, malherida y desgarrada, sobrevolando las dunas del desierto silencioso del Sáhara. Vientos indomables del África viva, en tu alma. Tu alma y mi alma bailan una danza mágica, al amanecer, con el frío rocío del alba…

Maika Etxarri
Copyright página 109

Acerca de palabrasdeluzypaz

Soy un espíritu libre poeta, enarbolando la bandera de la paz y libertad, en este universo existencial. Vivo en el eterno presente, aquí y ahora, bajo el poder del amor, sin la incertidumbre del mañana, sin la esclavitud del nuevo orden establecido mundial. Maika Etxarri Escritora, poeta, blogger y fotógrafa Autora del libro: La rosa del desierto
Esta entrada fue publicada en Camino del despertar a la inmortalidad (La rosa del desierto), La rosa del desierto, La rosa del desierto, de Maika Etxarri, Libro "La rosa del desierto: Mitología ancestral", Libro "La rosa del desierto: Mitología ancestral" (Spanish Edition) (Spanish) Paperback by Maika Etxarri, Libro "La rosa del desierto: Mitología ancestral" de Maika Etxarri, LIBRO LA ROSA DEL DESIERTO: MITOLOGÍA ANCESTRAL, Libro Talwardat Nljla - La rosa del desierto, Sin categoría, Voces del Sáhara – Voces del África viva. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s