Halcones hacia Asid Amllal

19990017_1234834776627562_6114902209349885313_n

Halcones hacia Asid Amllal

Dime madre: ¿Por qué tu corazón llora de pena, si la risa escapa de tus labios entre dulces quebrantos? Dime madre: ¿Por qué tu alma lleva djellaba negra, si la nieve cubre con sus copos blancos tu frágil existencia? En todo caso, la blancura de la nieve permutará las penas de tu alma eternamente dormida.
La luna nueva esconde, entre dulces suspiros leves, un manto azul de terciopelo brillante. Manto repleto de millones de estrellas fugaces, en el universo cósmico resplandeciente. Bajo los copos de nieve, la luna azul hace un guiño a tu alma, y ésta suspira, entre odas poéticas a los dioses. Suspirando está tu alma brava, junto a arrecifes de coral y plata. Mientras, se derrite la nieve, con el fulgor y el extremo calor de tu cuerpo ardiente. Ardiente está tu cuerpo, entre lirios y jazmines blancos. Lirios-rosas florecen en el jardín secreto de amantes eternos. Amantes eternos, almas gemelas enamoradas. Amantes que idolatran las alas puras y blancas. Alas de tu alma frágilmente agitada. Agitada por los vientos del norte. Vientos, que enfurecen los álamos milenarios, hacia el inmenso techo celeste.
Baladas y versos cantados son odas poéticas en tu dulce nombre y pronombre. Nombre que suspira al alba, entre hermosas auroras boreales. Nombre y pronombre persiguen, abnegadamente, tu llanto y dulce quebranto de princesa enamorada. Dime madre: ¿Por qué lloras cuando ríes? ¿Por qué odias cuando amas? Son dudas que atormentan y afligen mi pobre alma. Son dudas que entristecen mi dulce y eterna morada. Morada inmortal, lecho floreciente, donde reposa ya durmiente tu manto blanco de nieve. Manto que cubre suavemente mi tierno corazón enamorado. Corazón enamorado, esperando el instante, más amargo, donde acecha la dama de la muerte más inerte. La dama de la muerte más inerte acecha entre finas cortinas negras, en la siniestra oscuridad de la noche. Esa noche que acontece y adolece, esa noche donde se embriagan tus sueños con dulces perfumes de tomillo y romero silvestre. Esa noche donde los embrujos hechizan los más perfectos sentidos. Esa noche de soledad extraña en el desierto. Esa noche de mares de plata, de tu mar de plata y del mío. Madre, esa noche mágica del desierto sureño donde se oyen cánticos de libertad, al compás de la brisa y del viento. Esa noche profunda, llena de silencios rotos y de instantes sublimes mudos, en el lento transcurrir del tiempo, de tu tiempo, que es mi eterno tiempo.
Madre, yo quisiera saber cómo son tus cautivos sueños. Yo quisiera saber cómo es tu mundo onírico. Yo quisiera saber si ese mundo está lleno de montañas nevadas, monasterios sagrados, sonidos de mantras y ecos de paraísos lejanos. Quisiera saber si en tu mundo onírico existen unicornios alados, ninfas doradas y reinos sagrados. Quisiera saber si en tu mundo de Morfeo escribes poesías al alba, si rompes los muros y fronteras de la esclavitud humana. Madre yo quisiera saber si tu esencia
salvaje, de tigresa enaltecida, viaja por la árida sabana africana, mientras tu cuerpo caliente yace en esa cama, reposo de tu más sincero olvido. ¡Quisiera saber de ti tantas cosas, que aún desconozco! ¡No hay suficientes relojes en el mundo, que conozca, para albergar el tiempo perdido! ¡Tiempo que quisiera estar junto a ti, entre tus brazos calientes, refugio de tormentas y huracanes! Calientes están mis frágiles alas de mariposa cautiva. Echando llamas de fuego y brasas ardientes, mi alma yace dormida.
Mantengo viva la llama de la esperanza en abrazarte cada nuevo amanecer, en cada fría madrugada. Tus labios, de vainilla dulce, se mueven lentamente. Y me susurras en un breve instante, entre silencios mudos, unas bellísimas palabras, unos sutiles sonidos al alma. Palabras que hacen florecer mi lindo jardín de plata. ¡Mágico jardín de plata! Jardín hermoso, cultivado con amor en tierras de azahares, bajo los cielos grises, bajo las tenues sombras de naranjos amargos. Jardín de plata entre collares de perlas blancas, entre fuentes de agua clara. Jardín de plata entre castillos y lagos, entre girasoles ciegos por el sol naciente. Tu calma infinita reclama tan sólo una proclama, que los dos seamos halcones peregrinos en este inmenso jardín de plata. Halcones grises viajando juntos, en sueños etéreos, incluso con el pensamiento y el alma, más allá de esta tierra seca y árida, más allá de nuestra fortaleza al alba. Halcones grises volando juntos, por encima de las dunas, color terracota, del desierto de Judea. Halcones hacia Asid Amllal, como nubes blancas, como olas del mar, como océanos transparentes de cristal. Halcones sobrevolando este inmenso jardín de plata, en el reino mágico de Shambhala.

Maika Etxarri
Copyright poesía y fotografía

Acerca de palabrasdeluzypaz

Soy un espíritu libre poeta, enarbolando la bandera de la paz y libertad, en este universo existencial. Vivo en el eterno presente, aquí y ahora, bajo el poder del amor, sin la incertidumbre del mañana, sin la esclavitud del nuevo orden establecido mundial. Maika Etxarri Escritora, poeta, blogger y fotógrafa Autora del libro: La rosa del desierto
Esta entrada fue publicada en A mi madre, Almas gemelas, Asid Amllal, Asid Amllal (Luz blanca), Desierto de Judea, Essene people of the Judean desert, Frases en bereber, Gran diosa madre, Halcones hacia Asid Amllal, Luz blanca, Madre, Maika Etxarri Copyright poesía y fotografía, Mantras, Mantras budistas, Palabras bereberes, reino de Shambhala, Sanskrit mantras, Shambhala flower (The desert rose), Shambhala, reflexos do sol nascente, Sin categoría, Sonidos de mantras, Tierra ancestral bereber, Vedic mantras. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s