¡Escuchad hijos de la luz!

27972836_1416054631838908_4083155356180086803_n

¡Escuchad hijos de la luz!

Túnica blanca de lino, rosario de madera de ébano colgado sobre mi pecho. Ésa es mi única vestimenta. En el monte del Olivar permanezco mudo, velando el silencio dormido; con el corazón acongojado, tristemente enmudecido. Es tan sólo un estado de breve ensoñación, donde seré entregado a los príncipes del silencio.
Yo no soy ave cautiva de los palacios de oro. Soy rosa verdadera, en el jardín del Edén. Amor y compasión, en las luces de Sion. Soy halcón peregrino, en la vieja Ciudad de David. Soy el que busca la libertad de mi pueblo, la anhelada libertad de los oprimidos. Soy refugio apacible de los que lloran, de los que sufren, de los que aman eternamente.
Y siempre camino con las manos vacías, con ropas harapientas, entregando todo por vuestro amor, por vuestro sentir y querer.
Aprended a mirar hacia dentro, la felicidad está dentro de la flor de loto del corazón. Escuchad lo que dice vuestro corazón interno, vuestro atmán interior. El que sabe escuchar tendrá el camino de la verdad y la libertad suprema. Aprended a escuchar las palabras, los sonidos, sus claros ecos, sus silencios rotos… en todo ello, está mi verdadera enseñanza.
Mirad, conoced primero vuestro interior, profundizad en su conocimiento. El camino iniciático es la única manera de alcanzar la sabiduría perfecta.
Sólo soy un poeta esenio que dedico mis poesías a la libertad de mi pueblo. Sólo soy reflejo de las lágrimas de un pueblo herido, del llanto de los hijos perdidos, en la “Ciudad de los Vientos” de mi desierto. Sólo soy un mago en la luz blanca. Soy resplandor de una mente en calma. Sólo escucho lo que nadie siente en el silencio. Soy aprendiz del arte dulce de las palabras. Palabras dulces, suspiros violetas al alba. Flores de violetas y bálsamo de Jericó perfuman el lecho del dios Shamash. Lecho yacente, lecho silente del sol naciente. Luna roja luce, como brillante luciérnaga, en las noches frías de Galilea.
No me arrepiento de ser un mago, ni de hacer magia con mis palabras. Palabras iniciáticas que son auténticas semillas, mensajes de amor verde esperanza. Palabras que comparto en el silencio, entre mis compañeros de camino, hijos de la luz blanca. Tarwa no asid amllal, roh sahm doniyt. Hijos de la luz infinita plenamente consciente, vuestras almas son flechas directas al universo existencial.
No diré ni una sola palabra más, aunque por dentro me esté muriendo por vuestro desamor. No puedo soportar el orgullo de los príncipes del silencio, ni la falsa hipocresía de los fariseos. Aunque me humillen y me martiricen, sólo soy el reflejo de sus propios miedos. Miedos reflejados en aguas de claros manantiales, donde la gracia divina escapa al universo, con la fuerza del viento celeste, entre rebrillos tenues de luces y soles.
Mis manos heridas, magulladas por clavos hirientes, y mi cuerpo paralizado reflejan mi amor profundo por vosotros, compañeros de camino. Hijos del sol y de la luna os quiero, tarwa tafukt ayour thlit gori. Amigos míos poetas, os quiero aquí y ahora, en el eterno presente, como celestes ríos, como infinitos mares de ojos míos.
Como los lirios del campo, ellos no se fatigan ni hilan, el Ser Supremo es quien los viste de amor y de belleza divina. Cada instante, me levanto, golpe tras golpe, caída tras caída, camino del Calvario.

Maika Etxarri
Copyright prosa poética y fotografía

Acerca de palabrasdeluzypaz

Soy un espíritu libre poeta, enarbolando la bandera de la paz y libertad, en este universo existencial. Vivo en el eterno presente, aquí y ahora, bajo el poder del amor, sin la incertidumbre del mañana, sin la esclavitud del nuevo orden establecido mundial. Maika Etxarri Escritora, poeta, blogger y fotógrafa Autora del libro: La rosa del desierto
Esta entrada fue publicada en Ancestral esenian people, Antigua Palestina, ¡Escuchad hijos de la luz!, camino del Calvario, Ciudad de David, Comunidad esenia, desert of Judea, Desierto de Judea, Esenios, Essene people of the Judean desert, Galilea, Hijo de la luz, Hijos de la Luz, hijos de la luz infinita consciente, Jesús Cristo, Jesucristo, Mar de Galilea, María de Magdala, bella flor de Palestina, Maria de Magdala, Maria de Magdala, linda flor da Palestina, Palestina, Poesía esenia, pueblo esenio, Religión esenia, Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s