Bodhisattva compasiva

IMG_20171119_140716_147

Bodhisattva compasiva

Eres mujer bodhisattva en la mente dormida de Mióstenes. Mujer compasiva en este mundo materialista, de guerras frías y sentimientos vanos. Mundo que destruye lo que más ama, lo que más desea, la familia, el calor de la amistad. Mundo desorganizado, que desafía, reta la tolerancia y la racionalidad. Mundo que destruye la humanidad del ser, entre rostros apagados, sin libertad de volar. Sin libertad de volar y de pensar en una existencia más justa para todos. En este mundo frágil existencial, tienes la oportunidad de poder hacer algo mágico, imperceptible, para poder llevar la felicidad a los demás, para poder cambiar el rumbo de sus vidas en el samsara.
Siempre renacerás como hermosa flor de loto, en los seis reinos de existencia, para ayudar a otros seres al despertar perfecto a la iluminación.
Mujer bodhisattva, vives con infinito agradecimiento al Gran Sol Central, en el eterno presente, aquí y ahora. Vives cada instante, como si fuese un pedazo de vida inmortal, estando inmensamente agradecida con los regalos del universo, con los regalos de todos los seres vivientes. Si compartes tu felicidad con los demás el universo te enviará los rayos irisados de su magia divina.
La existencia humana es un tonglen, un dar y un recibir continuo. Un compartir con los demás la continua rueda del sufrimiento del samsara, y ofrecer a cambio, amor y compasión. Es el camino de purificación interno del orgullo, del deseo, de los apegos, del aferramiento interior. Es el camino de las nubes blancas hacia la inmortalidad. Es el sendero de plata, de eternas sonrisas y cálidos abrazos, entre luces y brillos de neón, en la inmensa paz interior. Es el cielo etéreo del eterno arcoíris de la compasión. Compasión de tu ser interno, en un río calmo, apacible y tranquilo. Compasión como las aguas serenas, como un lago transparente de gotas de lluvia y fresco rocío del alba.
Del alba nace el amor infinito, y al anochecer se refugia en los cálidos vientos de tu desierto sureño. Desierto sureño de tu dulce secreto de amor cautivo. Secreto de un hermoso sentimiento, en la iluminación suprema. Despertar perfecto, en la blancura inmaculada de la tierra de las nieves. Sentimiento de puro y calmo amor, de amor cándido, apacible, entre pétalos de flores violetas, entre cálidas rosas existenciales. Mariposa hialina, en esta realidad conceptual, en este reino existencial, está la hermosura de tu esencia divina e inmortal. Esencia blanca de crisálida silente, que lucha incansable contra los vientos indomables de este árido desierto. Crisálida de éxtasis intenso, entre luces irisadas, venciendo las tenues sombras oscuras del miedo. Sombras de árboles sagrados, cisnes blancos plateados, entre breves silencios y leves misterios soterrados. Árboles de ashoka sagrados, plagados de fantasías desmedidas, acechan tus sueños a escondidas, bajo las estrellas divinas de Bangalore, bajo los cielos añiles de Kashmir.
Mujer bodhisattva, si consigues alcanzar la frontera irreal donde reina la iluminación, una gran paz interna nacerá en tu alma, en todo tu ser interior. Brotará un sentimiento calmo e intenso, como una flor de loto flotando sobre una apacible laguna dorada. Un sentimiento silencioso, inmerso en felicidad y libertad suprema. Libertad para poder volar hacia el universo infinito, y acariciar, con el viento sureño, tu alma dulce de inmortalidad levemente irisada.
Compasión de bodhisattva infinita, para poder acariciar el alma de quién te ama, el alma de quién te odia y roba tus entrañas. Compasión para acariciar las almas desbocadas, que vuelan hacia el universo etéreo, con sus alas blancas desplegadas. Compasión para escarbar e iluminar con caricias, el alma de aquellos que te desean, el alma de aquellos que te aman, como mariposa irisada, en tu dulce morada floreada. Compasión de bodhisattva infinita, para acariciar con ternura las sonrisas de mi alma y de tu alma.
Y tu reino interior de Shambhala es el eterno silencio, es el arte de la magia interna en tu morada floreada.
Mujer libre, madre coraje, tierno amor de corazones, lucha por alcanzar tus sueños, como un río de fieros leones. Créeme, nadie jamás podrá olvidar tus cánticos celestiales, la lucha constante por tus profundas raíces, entre finas hojas y cenizas de lumbre. Mujer libre, madre coraje, cuando alcances el moksha, el despertar perfecto, un estado de paz sublime llenará todo tu ser interno; y la flor de loto de tu inefable corazón abrirá sus pétalos al sol. Aunque tu vida sea difícil y encuentres miles de obstáculos en el camino de las nubes blancas, párate un instante, medita en el silencio del verbo dormido.
Y en la inmensidad del silencio infinito, escucha el eco de tus palabras divinas. Palabras que emanan músicas de ríos calmos, plegarias de infinitos amores y brillos dorados.
Y en la quietud de tus alas hialinas, pliega esas plumas de águila prohibida, bajo plegarias de rojo pasión, bajo lunas rojas fervientes de amor.
Mujer libre, madre coraje: Escucha las palabras, los sonidos bellos que impregnan los silencios eternos. Escucha los cautivos silencios, en la orilla del mar Muerto. Escucha cómo se dirige la brisa del viento, hacia los acantilados del mar de Galilea. Escucha los viejos clamores del pueblo esenio, los ecos vibrantes, noche tras noche, en el mar de tus sueños. Escucha tu atmán interno, la sabiduría del eterno silencio, bajo los cielos descendidos, bajo la inmensidad del Ser Supremo.
Y entre los bellos hijos del anhelo, busca tus ancestrales raíces dormidas. Raíces silentes, flores de azahares y corazones esenios durmientes.
Madre, mujer bodhisattva compasiva, sueña con las luces brillantes de neón, en el reino perdido de Mustang. Sueña con los atardeceres azules, con las luces divinas, rosas y ocres, del reino mítico de Shambhala. Vive y sueña, austeramente, en la rueda incesante del samsara.
Madre coraje, mujer enamorada, dulce bodhisattva compasiva con todos los seres del universo, escucha el breve letargo del silencio cautivo. Escucha el breve susurro de un álamo encrespado hacia el azul cielo. Dulce semilla de bodhisattva compasiva, abraza el tronco del árbol milenario, del árbol sagrado de ashoka, bajo las estrellas plateadas de Anantapur.
Mujer libre, madre coraje elegiste el reino de esta existencia, y las raíces profundas de tu propia tierra silente.
Mujer bodhisattva, eres metamorfosis kafkiana de mariposa ilusoria, crisálida blanca en tu infinito renacer, en el camino del karma, en el sendero de plata hacia el nirvana. Eres flecha transparente, directa al inefable universo, buscando luces entre las sombras, en el eterno presente, aquí y ahora. Eres flecha del alma, buscando solidaridad, paz, gratitud y verdad. Mujer bodhisattva, eres flecha directa a la diosa Tara, buscando la sabiduría inmensa del universo celestial.
Madre, eres gacela salvaje, buscando tu morada interna de libertad, entre las gotas de rocío divinas, entre estrellas de palabras que susurran bellas palabras.
Mujer libre, buscas cómo purificarte de los aferramientos y apegos internos en tu propia evolución humana. Madre coraje, despeja tu camino silente de rosas con espinas, de piedras pedregosas, de muros y de vallas. Y vive libre, en cada murmullo del bosque, en cada trino musical de jilgueros amarillos, eternamente.
Escucha los ecos silentes del silencio en tu vieja arpa dormida. Escucha el reloj del tiempo silente, cada breve instante es un dulce arcoíris de vida.
A todas las mariposas frágiles, a todas las madres coraje, a todas las mujeres, mi recuerdo especial, con amor y cariño, en estas frases que salen desde lo más profundo de mi corazón y de mi ser consciente.
A las almas durmientes, a los corazones inocentes, a las flores yacentes, a los soles brillantes del eterno inconsciente.
A ti madre, bella estrella de los mares: ¡Te quiero en mis noches silentes, en mis eternos silencios constantes! ¡Madre, te quiero eternamente! ¡Mma thlit gori!

Maika Etxarri
Copyright prosa poética y fotografía

Acerca de palabrasdeluzypaz

Soy un espíritu libre poeta, enarbolando la bandera de la paz y libertad, en este universo existencial. Vivo en el eterno presente, aquí y ahora, bajo el poder del amor, sin la incertidumbre del mañana, sin la esclavitud del nuevo orden establecido mundial. Maika Etxarri Escritora, poeta, blogger y fotógrafa Autora del libro: La rosa del desierto
Esta entrada fue publicada en A mi madre, A roda do samsara, aferramientos y apegos, Amor de madre, Anantapur, Awakening in Shambhala (La rosa del desierto), árbol sagrado de ashoka, Buddhist monks, Budismo, Cómo purificarte de los aferramientos y apegos, compaixão de bodhisattva, compassion of bodhisattva, compassionate bodhisattva woman, Diosa Tara, EN MEMORIA DE MI MADRE JUANA YÁBAR ECHARRI, Enamorada de la Madre Tierra, espíritu bodhisattva de infinita compasión, femme bodhisattva compatissante, Filosofía budista, Filosofía budista de Maika Etxarri, Gracias madre por el inmenso regalo de la vida, Gran diosa madre, Kashmir, L'éveil à Shambhala (la rosa del desierto), La mejor madre que pude elegir, Juana Yábar Etxarri, La roue du samsara, le royaume magique de Shambhala, Libros de budismo, Lost kingdom of Shambhala..., Madre, Madre de cristo, Madre Isis, Madre Libertad, Madre Naturaleza, Madre nuestra historia es única, Madre te quiero en mi atmán interno, Madre Tierra, Mantras budistas, María madre de Cristo, Mma thlit gori – Madre te quiero, mujer bodhisattva compasiva, Mujer libre, poesía budista de Maika Etxarri, Prisioneiro do samsara, rebirths in samsara, Regalo para el día de la Madre, Regalo para la madre, reino de Shambhala, reino mítico de Shambhala, reino perdido de Mustang, renascimentos no samsara, royaume de Shambhala, Royaume perdu de Shambhala..., Samsara, Shambhala, Shambhala flower (The desert rose), Sin categoría, Solidaridad, paz, gratitud y verdad, Te quiero madre, eternamente..., The lost kingdom of Shambhala, the wheel of samsara, Tonglen, valle de Kashmir. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Bodhisattva compasiva

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s