Suspiros violetas

SAMSUNG CAMERA PICTURES

Suspiros violetas

María de Magdala… Suspiros de violetas sutiles, fragancias exóticas y salvajes. Lirios enmudecidos por los llantos de un corazón perdido. Coloreas mi cielo con millones de estrellas fugaces, con cometas y lluvia fina de nubes blancas.
Nocturnos desvelos, insomnios que acechan tus miedos. Tus fobias ocultas descubren tus frágiles sentimientos.
Violetas y jazmines florecen en el campo enverdecido de tu humilde morada inmortal. Eres dulce sirena y esclava de las ambiciones más descarnadas. Eres princesa y esclava, en esta realidad existencial. Arraigos florecen en tu propio nombre y pronombre, dulcificando la angustia de mi mente, eternamente.
Suspiros de rosas blancas, suspiros de violetas sutiles. Sutiles alas de mariposa despliegas en tu última morada. Morada llena de fragancias delicadas, flores dulces de violetas blancas.
Tus párpados caen, cerrando horizontes. Horizontes perdidos, en un cruel y triste destino. Destino azaroso y cautivo.
Morfeo golpea incesantemente la puerta, puerta de tu alma pura e inquieta. Puerta sellada con candados de plata y oro fino.
Tu sangre se derrama encima de túnicas blancas, dibujando los sutiles trazos de un corazón perdido. Corazón engañado y malherido, entre suspiros violetas, entre lágrimas rotas, entre lirios enmudecidos por los llantos de un niño.
Mientras yo soy quién alienta cada paso, tú, avanzas con tus pies heridos y descalzos. Delfines blancos acuden a tu encuentro, en el vacío más absoluto y eterno. Delfines bellos de mares, mares de tiernos amores.
Eres flor de pasión, en el jardín de la eterna compasión. Eres suspiro dulce, susurro del río apacible. Eres reina faraónica de la magia; sirena cautivadora, en los mares de plata. Eres princesa hechizadora de mis sueños, eternamente; diosa de la belleza y la magia.
Mas no quisieras ser ninfa dorada, ni princesa esclava, ni cautivadora sirena. Tan sólo quisieras ser dulce mariposa, suspiro sutil de flor violeta.
Y en tu dulce inmortalidad eres alma de flor enamorada, hija de la luna plateada, prometida inefable del viento. Eres hija de la luz inmortal, alma de luz directa a Brahma, en el camino de las nubes blancas.
Coloreas mi cielo añil con arcoíris solidarios, con lluvia de cometas, con caricias titilantes de estrellas. Y regalas tu sonrisa caminando por los verdes prados, con tus pies morenos y descalzos.
Flores de romero; suspiros breves de silencios eternos, entrecortados. Tierna madrugada, dulce caricia del viento, en la noche cálida de Getsemaní.

Maika Etxarri
Copyright prosa poética y fotografía
Ficción histórica

Acerca de palabrasdeluzypaz

Soy un espíritu libre poeta, enarbolando la bandera de la paz y libertad, en este universo existencial. Vivo en el eterno presente, aquí y ahora, bajo el poder del amor, sin la incertidumbre del mañana, sin la esclavitud del nuevo orden establecido mundial. Maika Etxarri Escritora, poeta, blogger y fotógrafa Autora del libro: La rosa del desierto
Esta entrada fue publicada en Amor entre Jesús y María de Magdala, Ancestral esenian people, Comunidad esenia, Esenios, Ficción histórica, Getsemaní, História oculta de Cristo, historia de amor entre Jesucristo y Maria de Magdala, Historia de Cristo, Historia de Jesús, Historia oculta, Historia oculta de Cristo, Historia prohibida, María de Magdala, María de Magdala en Getsemaní, Maria de Magdala, Maria de Magdala, linda flor da Palestina, Palestina, Poesía esenia, pueblo esenio, Religión esenia, Sin categoría, Suspiros violetas. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Suspiros violetas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s