A mi madre Juana con amor

A mi madre Juana con amor

Madre: ¡Te quiero!… Te quiero aquí y ahora, en el eterno presente, lirio-rosa de mis sueños. Amor de noche plateada. Noche, camino de plata hacia el amor absoluto, hacia la mirada inefable de lo Inmenso. Madre: ¡Escucha lo Inmenso! ¡Escucha los bellos sonidos del pueblo esenio en el silencio! Escucha el “Om” en los breves silencios dormidos de tu alma, en los silencios rotos de las calmas aguas de un transparente mar de plata. “Om” poderoso mantra para que tu alma fluya como un rayo de luz blanca hacia Brahma. Mantras de los hijos de la luz, finos destellos de cobre y plata. Madre: ¡Te quiero! Te quiero aquí y ahora, en el eterno presente, lirio-rosa de mis sueños. Amor de noche plateada. Noche, sendero de plata hacia el amor absoluto, hacia la mirada inefable de lo Inmenso.
¡Despierta hija de la luz, con el amanecer rubí y los cielos de ámbar! ¡Despierta en el eterno presente de mis sueños! ¡Despierta en mi plena consciencia suprema, en el camino de las nubes blancas!
Madre te quiero eternamente, en la inmensidad del universo, desde el origen, desde el principio del Génesis, desde el árbol sagrado de la vida.
Madre eres mi “Om”, la flecha directa a la inmortalidad del universo etéreo. Eres la flecha hialina, transparente, entrelazada con la brisa y el viento de mi desierto.
Eres puro y sabio conocimiento, mi atmán interno y mi auténtico Brahma interior. Eres mi universo anhelado, mi ser consciente y mi bella flor durmiente.
Madre, estrella de los mares, eres miel dorada de azúcar de caña. Eres lluvia fina que moja mi corazón y mi alma. Eres garza dorada y cisne plateado, en los océanos de la inmensidad cósmica de mi alma. Eres hija del sol y de la luna roja. Hija de la luz infinita plenamente consciente, en mis sueños dorados, eternamente. Prometida del viento, diosa de la aurora; hija de la luna, en mis noches plateadas. Eres constelación suprema, cometa infinito y polvo de estrellas, en las tierras inmortales nevadas de mi querido Himalaya.
Mma thlit gori, madre te quiero, tu alma dulce es mi bello universo. Tu alma es mi flor de loto plateada, en el reino mítico de Mustang.
Hueles a dulce mariposa libertaria y hermosa flor de Alejandría. Eres bello reflejo de mariposa dormida, en los espejos plateados de mi eterno silencio dormido.
Amor de noche plateada. Noche, camino de plata hacia el amor absoluto, hacia la mirada inefable de lo Inmenso. Amor de madre, amor inmortal desde el principio del universo, desde el Génesis, desde el árbol sagrado de la vida.
Madre, eres mi estrella Mióstenes, en el camino de las nubes blancas hacia la dulce inmortalidad. Eres mi ninfa dorada, en mi inmenso jardín de plata. Eres mi musa inspiradora, mi bella princesa dorada. Eres susurro dulce, en las tiernas madrugadas; palabra bella, en el fondo de mi alma. Eres hoja de agua viva plateada, aroma fragante de canela en rama. Eres rumor tenue, fantasía armónica de metal, entre finos rayos de soles y luces. Eres tierna madrugada cautiva, caricia dulce de plata fina.
¡Mma thlit gori! ¡Madre te quiero! Te quiero eternamente, en mi inefable y bello universo.
¡Roh asid amllal, sahm doniyt! ¡Alma de luz blanca, flecha al universo! Almas que fluyen, como rayos de luz infinita hacia Brahma. ¡Om Namah Shivaia! ¡Om Mani Padme Hum! Mantras de los hijos de la luz, finos destellos de cobre y plata.
¡Madre te quiero! ¡Mma thlit gori! Te quiero aquí y ahora, en el eterno presente, lirio-rosa de mis sueños. Amor de noche plateada. Noche, sendero de plata hacia el amor absoluto, hacia la mirada inefable de lo Inmenso.
¡Despierta hija de la luz, con el amanecer rubí y los cielos de ámbar! ¡Despierta en el eterno presente de mis sueños! ¡Despierta en mi plena consciencia divina! ¡Despierta en mi renacer a la realidad existencial!
Soles despiertos, mares de cielos en tus sueños. Sutiles sueños etéreos, entre destellos de oro y finos reflejos. Fantasías armónicas de metal, cascadas musicales de delfines en el mar. Delfines azules embriagan tu plácido soñar. Madre tu dulce soñar, es mi eterno soñar en la mar. Tu dulce perfume es flor sutil de azahar, en mi apacible caminar.
Mariposa del pueblo esenio: ¡Despierta a la vida eterna! ¡Despierta con el amanecer dorado en el jardín del Edén! ¡Roh sahm doniyt! ¡Alma flecha al universo! ¡Lanza tu alma pura y blanca, como un rayo de luz hacia Brahma!
Madre, amor de noche plateada. Noche, sendero de plata hacia el amor absoluto, hacia la mirada inefable de lo Inmenso.
Y tú, ninfa dorada, despiertas a una dulce inmortalidad en el camino de los cielos. Cielos de terciopelo raso, cubiertos de estrellas doradas. Y bajo las cumbres nevadas de Asia, yacen dormidas, tu alma y mi alma.
Mares de plata embriagantes inundan tu plácido sueño inmortal. Tus sueños de azahar, finos destellos de plata envejecida en la mar. Sueños de fantasías de metal, cascadas frescas de manantial. Tu apacible inmortalidad, agua de lluvia suave en la inmensidad.
Tu piel candorosa brilla aterciopelada, como la suave seda egipcia de los zocos. Azúcar de caña y miel de romero endulzan tus tibios y hermosos sueños, en el atardecer dorado del desierto. Eres la rosa caprichosa de mi desierto, la luz más candorosa de mi infinito universo. Eres exquisita flor de loto, el cisne bello de mis sueños rotos. Y tu alma danza sutilmente entre lirios de pasión y nardos, entre finas láminas de flores, entre ríos de sueños y leones.
Madre, piadosa y amada, eres mi querida princesa, mi bella musa dorada. Eres diosa creativa, inspiradora inefable de mis odas poéticas, con el fino rocío del alba.
Madre, tus alas son hojas plateadas que susurran palabras de amor, palabras, en los vientos cálidos de mi desierto. Tus alas son pura hermosura, donde la libertad besa instantáneamente a la luna. Tu sol, con sus rayos dorados, regala a mis ojos magia de suaves plumas, entre caricias de brisas y finas auroras. Tus dulces abrazos son claros de luces, luces infinitas de plateados mares. Destellos tenues de rayos, entre rebrillos finos de soles dorados.
Madre, eres dulce ninfa dorada; sirena cautivadora en los inmensos mares de plata. Eres diosa de la aurora, diosa mitológica de hermosas leyendas en la inmensidad de los cielos de Shambhala. Cielos de terciopelo raso, cielos cubiertos de estrellas doradas.
Bajo las cumbres nevadas de Asia, yacen dormidas, extasiadas en un silencioso letargo, tu alma y mi alma…

Maika Etxarri
Copyright prosa poética y fotografía

Acerca de palabrasdeluzypaz

Soy un espíritu libre poeta, enarbolando la bandera de la paz y libertad, en este universo existencial. Vivo en el eterno presente, aquí y ahora, bajo el poder del amor, sin la incertidumbre del mañana, sin la esclavitud del nuevo orden establecido mundial. Maika Etxarri Escritora, poeta, blogger y fotógrafa Autora del libro: La rosa del desierto
Esta entrada fue publicada en A mi madre, A mi madre Juana con amor, Amor de madre, Arquetipo materno, Autor Maika Etxarri Copyright Escritor, poeta e fotógrafo de Pamplona Autor dos libros: Talwardat nljla A Rosa do deserto, Nirvana da luz, Nirvana do amor eo Despertar. Light Words Space Blogger, Autor Maika Etxarri Copyright Escritor, poeta e fotógrafo de Pamplona Autor dos livros: Talwardat nljla A Rosa do deserto, o Nirvana da luz, o Nirvana do amor e o Despertar. Light Words Space Blogger, awakening, Awakening in Shambhala (La rosa del desierto), Awakening of all living beings, awakening to the light, Awakening to the original primal light, árbol sagrado de la vida, Book about awakening, Buddhist monks, Budismo, Carta a mi madre fallecida, Despertar, Despertar a la luz primigenia original, despertar para a luz, Dulce inmortalidad humana, EL DESPERTAR, El despertar a la luz, El despertar del pueblo, EN MEMORIA DE MI MADRE JUANA YÁBAR ECHARRI, Filosofía budista, Filosofía budista de Maika Etxarri, Fotografías de Puente La Reina de Maika Etxarri, Fotografías del Camino de Santiago de Maika Etxarri, frases bereberes, Frases en bereber, Génesis, Gracias madre por el inmenso regalo de la vida, Gran diosa madre, Himalaia, Himalaia purua nire oraingo|presente errealitatean..., Himalaiako, Himalaiako argia, Himalaias, Himalaya, Himalayas, INMORTALIDAD, Inmortalidad del alma, l'Himalaya, La mejor madre que pude elegir, Juana Yábar Etxarri, Libro "El despertar" de Maika Etxarri, Libro la rosa del desierto - Talwardat nljla, LIBRO LA ROSA DEL DESIERTO: MITOLOGÍA ANCESTRAL, Libro sobre el arquetipo materno, Libros de ayuda al despertar de Maika Etxarri, Libros de budismo, Libros de Maika Etxarri (de ayuda al despertar de la conciencia) en Amazon, lo Inmenso, LOS SÍNTOMAS DEL DESPERTAR ESPIRITUAL, Lumière de l'Himalaya, Madre, Madre de cristo, Madre Isis, Madre Libertad, Madre Tierra, Mantras budistas, María madre de Cristo, mi despertar, Mystic mantra, novo despertar, Om, sonido sagrado del Universo, Palabras bereberes, perfeito despertar, poesía budista de Maika Etxarri, Regalo para el día de la Madre, Regalo para la madre, Religión bereber, renacer a la inmortalidad, Sanskrit mantra, Sanskrit mantras, Síntomas del despertar espiritual, Sin categoría, Sonidos de mantras, sons de mantras, Te quiero madre, eternamente..., terras sagradas do Himalaia, Tierra ancestral bereber. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a A mi madre Juana con amor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s