El universo te dio un inmenso regalo

14581451_980977235346652_6331267317479419556_n

El universo te dio un inmenso regalo

Los hijos de la luz esperan el auténtico despertar, con la llegada del amanecer dorado, en los templos sagrados del Nepal.
¿Tú sientes lo que siento yo?…
Escucha cómo late mi corazón acongojado por el silencio en este vacío existencial.
Escucha los sonidos mágicos del viento, entrelazando hilos de seda y satén fino con las estrellas iridiscentes.
Escucha los ecos del arpa dormida al fondo de ese rincón sombrío.
Escucha amor los llantos de los niños en la jungla de cristal, fino espejo del fulgor y brillo de los pétalos rojos de mi dulce corazón de poeta. Poeta enamorada de la luna roja en las noches de espejismos y ensueños bellos.
Escucha cómo late mi corazón acompasado con la magia de tu música; escucha tan sólo un instante ese clamor de ángeles… ángeles celestiales.
Escucha los bellos cánticos ancestrales, de todas las culturas, en los seis reinos existenciales. Son cantos que dejan huellas imborrables en el aire que respiro. Son cantos que acarician mi sutil esencia e impregnan mi aliento de inefable felicidad en el camino de las nubes blancas. Son melodías profundas, libertarias, de mi antigua existencia humana en el reino perdido de Shambhala.
¿Tú sientes todo lo que siento yo?…
Escucha mis palabras sentidas desde el alma mía. Palabras que vuelan sobre las dunas doradas de este inmenso árido desierto de la vida. Desierto seco, color terracota en horizontes perdidos de mi existencia actual.
Escucha esos cantos y hechizos ancestrales en la lejanía… son raíces profundas que se engarzan entre tu alma y la mía.
Escucha el clamor del viento acariciando con dulzura mi alma… lo escuchas amor?
Es un clamor que ensalza palabras al viento de tus sueños prohibidos.
Así amor yo siento, así amor yo brillo en la noche, bajo la luz infinita de la prometida del viento.
Dime: ¿sientes lo que siento yo?…
Escucha de nuevo este clamor de mi alma y tu alma en el silencio…
Amor, escucha tan sólo un instante cómo llega el arrullo silencioso, el eterno remanso de paz a mi vida… paz que apacigua mi inmortal existencia, entre sutiles sonidos del arpa divina.
Amor, escucha cómo añoro mi anhelada libertad, en esta inmensa jungla de acero y cristal.
¿Y tú escuchas lo que escucho yo? …
Llega un nuevo sueño a mi esencia dormida; un rebrillo, un fino destello del espejo de mis sueños rotos. Un inmortal sueño en Qumrán… tormentas de arena en mi anhelado desierto, oasis dorado de cristal.
Si supieras el amor que yo siento, mi sangre es lava roja ardiendo… lava grabando surcos inmensos, senderos de ríos en la tierra de mis ancestros. Tierra que me vio nacer pura e inocente como hija prometida de la aurora y del viento.
Amor escucha el calor de mi esencia enamorada y el clamor de ésta, mi ahora tierra extraña.
Añoro mi antigua existencia en ese árido desierto de Judea; añoro el bello atardecer ocre entre sonidos de garzas, ninfas doradas y ríos de leones. Añoro mi antigua existencia humana en el reino perdido de Mustang.
Son instantes inmortales del viento acariciando con dulzura mi alma brava.
Son añoranzas de ésa, mi tierra extraña; recuerdos breves que dejaron huellas tatuadas en mi piel de porcelana blanca.
Deja que sueñe, amor… deja que mi alma vuele a esa tierra que me vio nacer libre como el arcoíris y el viento.
Deja que yo escape, tan sólo un breve instante, libre como la brisa salvaje y como el sonido de las hojas cayendo en otoño al viento, sobre la alfombra de terciopelo rojo en mi camino, sobre mi sendero eterno.
Escucha el llanto de mi alma, lágrimas plateadas de espejo y cristal… cristal de amatista violáceo, reflejo del inmenso sentir que yo tengo.
¿Y tú sientes lo que siento yo? …
Escucha cómo rezo al Ser Supremo creador de éste, nuestro universo. Es una oración dulce y bella, eterna sinfonía metálica plateada. Es un rezo de oración a Dios, Allah, a Brahma… agradecimiento eterno al universo diverso, por todo lo que yo tengo y poseo.
Agradezco mi vida entera al Ser Supremo, desde el instante que vi la luz blanca de este reino existencial.
Agradezco aquí y ahora poder sentir, amar, percibir, escuchar y vibrar con cada latido de mi corazón abierto como la flor de loto al sol de Oriente.
¿Y tú agradeces lo que agradezco yo?…
Siente, escucha, ama, percibe y agradece todo lo que hoy poseas en este breve instante, pedazo de vida inmortal. Mañana tal vez ya nada sea igual…
El universo te dio este inmenso regalo para aprender en tu caminar; y poder encontrar el auténtico sendero, guía directa hacia tu libertad y auténtico despertar.
Agradece hoy, aquí y ahora todo, lo que ya tienes en tu vida… toda tu felicidad está dentro de ti, en tu propia alma. Escucha la voz, el latido rítmico de tu corazón es el eco de tu atman interior, es tu propio Yo interior… es el verdadero maestro que te guiará con flechas directas hacia la tierra de Dios.

Maika Etxarri
Copyright poesía y fotografía

Acerca de palabrasdeluzypaz

Soy un espíritu libre poeta, enarbolando la bandera de la paz y libertad, en este universo existencial. Vivo en el eterno presente, aquí y ahora, bajo el poder del amor, sin la incertidumbre del mañana, sin la esclavitud del nuevo orden establecido mundial. Maika Etxarri Escritora, poeta, blogger y fotógrafa Autora del libro: La rosa del desierto
Esta entrada fue publicada en Libro sobre los hijos de la luz, Los hijos de la luz, Maika Etxarri Copyright poesía y fotografía, Maika Etxarri Copyright poesía y fotografías, Poesía de amor de Maika Etxarri, Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s