¿Nos están fumigando químicamente?

Aunque desde mediados del siglo XX se vienen desarrollando programas secretos de fumigaciones químicas y bacteriológicas es a partir de la década de los noventa cuando al observador común le llama la atención cómo las estelas dejadas por aviones pasan de ser cortas en su extensión y duración a convertirse en estelas de varios kilómetros, que se extienden en el cielo y cuyo rastro se mantiene durante horas, llegándolo a cubrir por completo. A las primeras se las llama contrails y a las segundas chemtrails. La palabra contrails es una abreviación de “condensation trails”, estelas de condensación, mientras que chemtrails es de “chemical trails” o estelas químicas.

¿Nos están fumigando químicamente?

Desde 1987, multitud de personas (entre ellas científicos, médicos y expertos medioambientales) vienen denunciando el fenómeno conocido como “chemtrails”, o estelas químicas, dejadas en los cielos por aviones, habitualmente en forma de cuadrículas, y que posteriormente se dispersan formando espesas nubes. Un comportamiento muy diferente al de los “contrails” (restos dejados por la combustión del keroseno de los aviones, los que al poco tiempo desaparecen sin dejar rastro). Los gobiernos han negado su existencia y argumentan que tan solo son “estelas de condensación normales”, pero los hechos apuntan hacia otras teorías mucho más inquietantes. Recientemente, la dictadura científica reconoció oficialmente que ellos están fumigando el planeta con productos químicos, es decir, reconoció que nos estaba engañando por muchos años, que la NASA mintió por muchos años. Ellos declaran que nos rocían con productos químicos en el contexto de un plan de “geoingeniería” destinado a enfriar el planeta, para protegernos del “calentamiento global”.

Chemtrails

Estudios realizados por científicos sobre el suelo, el aire y el agua, en los lugares en los que se da este fenómeno, han revelado la existencia de sustancias altamente nocivas. Además de sustancias como bario, aluminio, polímeros (que contienen silicio) se ha encontrado un cocktail de combustible militar JP8 + 100, mezclado con 1,2-Dibromoetano (pesticida químico prohibido en 1983 por la EPA de EE.UU como un cancerígeno y una toxina química). En las muestras extraídas de los chemtrails también se han encontrado glóbulos blancos y rojos, y células de tipo no identificado. Varios investigadores, entre ellos la Dra. Hildegarde Staninger, han relacionado la enfermedad de Morgellons y las fumigaciones chemtrails. Se afirma que esta enfermedad ha sido fabricada por la industria usando nanotecnología.

Anuncios

Acerca de palabrasdeluzypaz

Soy un espíritu libre poeta, enarbolando la bandera de la paz y libertad, en este universo existencial. Vivo en el eterno presente, aquí y ahora, bajo el poder del amor, sin la incertidumbre del mañana, sin la esclavitud del nuevo orden establecido mundial. Maika Etxarri Escritora, poeta, blogger y fotógrafa Autora del libro: La rosa del desierto
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s